BIRD EYES

“¿Y esos referentes? ¿Esa madurez? ¿Qué virtuosismo… y tan joven? Por favor. Empecemos a abrir los ojos.” (Yeray S. Iborra, Mondosonoro)

“Bird Eyes” es el primer disco de estudio de Núria Graham. El disco da a conocer a una artista excepcional con un talento fuera de lo común que seduce desde el minuto zero.

Todo lo que se pueda escribir sobre “Bird Eyes” está de más. La música habla tanto por sí misma que no hace falta ser muy locuaz para entender, ya con la primera escucha, que está delante de algo inusual, de una obra casi mayor.

Sin corsés temporales, el pop sólido, clásico de Núria transita en una retahíla de temas impecables y modernos, evocadores como paisajes que quieres escuchar-¿contemplar?- una y otra vez. Adictivo en conjunto. Y, como todo artista aspira, inconfundible y genuino.

Piezas como “Christopher”, “Bad Luck” o “Ages” respiran sabiduría; conocimiento y dominio de la composición. “Bird Eyes” es una obra mayúscula que Núria Graham se inventa con solo 19 años.