MOKRAGORA

“Todo es más profundo, infinitamente más ambicioso, deslumbrantemente más grande […] Es un discazo.” (Daniel Boluda, Indiespot)”

“Mokragora” es un álbum que invita a unir los infinitos puntos de un planisferio conceptual fascinante. Oso Leone, liberados del funcional equipaje folk que caracterizó su incursión discográfica precedente, se adentran en territorio incógnito dispuestos a realizar un excepcional trabajo de campo, tomando muestras de la vegetación circundante y capturando imágenes de un entorno en perpetua mutación. Disco paisajístico, en el que prevalecen los espacios abiertos. La apacible hipnosis inducida por la recurrente plantilla rítmica –su declaración en la aduana de influencias es del todo esclarecedora: discos de tropicalia, hip-hop, psicodelia o ethio-jazz–, la política instrumental de mínimos y los textos esenciales efectúan una maniobra envolvente, sutil y paulatina, que introduce al oyente dentro de las canciones y, lo más importante, le permite habitarlas.

Canciones como “Ficus”, “Cactus”, “Clivia” o “Sanseviera” ensalzan un disco que marca un antes y un después en la carrera de los mallorquines, y que los sitúa en el pedestal más alto de la escena alternativa de este país.